Gato negro atropellado,  Málaga

Lucía rescató un gato negro grande que estaba tirado en la calle. Sus graves heridas debían ser producto de un atropello. El diagnóstico : mandíbula rota y el huesecito que sujeta la mandíbula a la altura del ojo también.

El post operatorio será muy muy largo para un animal callejero muy salvaje que hace todo lo posible por escapar del ser humano y no se deja manipular, nos tiene miedo, está aterrado.

Tiene muchas marcas de guerra de su vida callejera. El gato lo está pasando mal. 

Después de pasar por varios veterinarios, buscando otras opciones a la eutanasia, Lucía nos pide ayuda económica para pagar loa gastos. Hacemos donación de 30 euros.

Finalmente el gato fallece, a pesar de todos los esfuerzos de Lucia.

Hacemos todo lo que podemos por paliar el dolor de los abandonados y que tengan una oportunidad de una vida digna...lamentablemente, a veces sus heridas son tan graves que no es posible...

 

Mayo 2016