MISHU

 

 

Una mujer nos llama con una petición desesperada, que ayudemos a un gato cariñoso con una herida enorme en la parte trasera del lomito, creen que por una mordedura de perro, la familia que le cuida no puede hacerse cargo de los gastos.

Ya tiene tejido necrosado y corre peligro de contraer una infección muy grave. 

De inmediato le remitimos a nuestra clínica colaboradora SÚPERVET donde le hacen cura de urgencia, limpiando la herida y poniéndole tratamiento.

Mishu está siendo sometido a sesiones regulares de láser para una mejor regeneración y cicatrización de esta gran herida que poco a poco va remitiendo.

Nos estamos haciendo cargo de todos sus gastos hasta que se recupere totalmente.