EPI y BLAS

Nuestra amiga rescatadora  María encontró en el campo a estos dos gatines de unos tres meses..

 Epi, el gris, completamente ciego...Blas, el negrito, solo podía ver por un ojo.... 

El pequeño Epi seguía a Blas y no se separaba de él, era su lazarillo...una escena conmovedora que te rompía el corazón..

Los dos mansitos y cariñosos.

María los acogió en su casa y nos llamó inmediatamente.

Mientras iniciamos  el protocolo veterinario, lanzamos un mensaje urgente para su adopción, con la condición imprescindible de que fueran juntos.

Afortunadamente, a los pocos días apareció la familia ideal para estos gatines tan indefensos.

Su preparación veterinaria ha sido ardua y muy costosa porque a los pocos días manifestaron síntomas de Panleucopenia y tuvimos que  ingresarles en un Hospital  Veterinario,  donde estuvieron 6 días debatiéndose entre la vida y la muerte.

Fué una dura semana para todos los implicados, todos lo pasamos muy mal,  pero Epi y Blas tenían muchas ganas de vivir y han luchado como unos campeones...

Son unos supervivientes...lograron salir adelante y ahora gozan de una vida repleta de cuidados y cariño.

Ahora solo nos queda ponernos a trabajar duro  y vender mucho en nuestras Mesas Solidarias para poder recuperarnos de semejante factura de hospitalización...pero estamos felices con el resultado!.